21 de octubre de 2016

El estado de ánimo es una actitud o disposición emocional en un momento determinado. No es una situación emocional transitoria, es un estado, una forma de permanecer, de estar, cuya duración es prolongada y destiñe sobre el resto de nuestro psíquico.

En muchos momentos sentimos que TODO NOS SALE MAL o de forma diferente de como lo habíamos planteado o imaginado; todo ello influye negativamente en nuestro estado de ánimo y este vuelve a influir en todo a nuestro alrededor. Incluso cuando nos sentimos mal, vemos todo tan negativo que no somos capaces de ver las experiencias positivas que se nos pueden estar planteando, nos centramos en los aspectos negativos de esa situación “positiva”.

Lo que está sucediendo es que nuestra percepción de las cosas está muy influenciada por nuestro estado de ánimo.

¿Qué hacer para superar estos estados emocionales? 

7 trucos que no debemos olvidar.

1.- DISTRAERSE. Escuchar música que nos anime. Hacer un listado musical con todas aquellas canciones que al escucharlas nos hagan sentir mejor. Pensar planes de ocio que pudiéramos plantearnos a corto plazo…

2.- BAILAR. Buscar un espacio adecuado y dar rienda suelta a nuestro cuerpo, sin juzgarnos por no estar haciéndolo “bien”. Solo dejarse llevar por el ritmo de la música… y soltarse.

3.- CUIDAR DE UNA MASCOTA. No hay nada más terapéutico que hacerse cargo de una mascota. Dedicarle tiempo, darle amor, disfrutar de su compañía…

4.- CAMBIO DE PENSAMIENTOS. De pensamientos negativos a pensamientos positivos. Muchas veces el diálogo que mantenemos con nosotros/as mismos/as hace que creemos un estado de ánimo negativo. Realizar un sencillo ejercicio de observación nos ayudará mucho a entender qué tipo de mensajes nos mandamos constantemente. (por ejemplo, “¿por qué todo me está saliendo mal?, se puede convertir en “estoy en lo que tengo que estar ahora mismo, buscaré una solución para salir de esta situación”.)

5.- QUEDAR CON ALGUIEN OPTIMISTA. Todos/as contamos con un/a amigo/a que es muy optimista y que nos puede dar otra perspectiva de lo que nos está pasando o de cómo abordarlo de una manera más positiva. ¡seguro!

6.- BÚSQUEDA DE APOYO. (familiar, confidente, terapéutico…) Expresar lo que nos está pasando es muy liberador, el simple hecho de hablarlo, “sacarlo fuera de nosotros”, hace que nos demos cuenta de detalles de los que quizás no nos habíamos dado cuenta hasta entonces. A veces un buen hilo narrativo hace que podamos encontrar la solución.

7.- PASEAR, CAMINAR. Estar en movimiento afecta positivamente al sistema nervioso, lo que va a afectar a nuestras emociones.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook