8 de marzo de 2016

 

Feliz día de la mujer.

Celebro el que no haga falta volver a decir que la mujer existe, es parte del mundo, es parte integrante de esta sociedad que no quiere reconocer que la mujer trabaja, igual que el hombre, que no es capaz de reconocer que la mujer lucha, siente, piensa, reconoce sus errores, provoca cuando le apetece, se hace querer si quiere, es digna de recibir lo que siembra, debate cuando sabe, responde cuando conoce, escribe sobre el tema que le interesa, lee si lo necesita, descansa cuando puede, acepta las críticas cuando son constructivas, llora cuando se le hace daño, se defiende cuando se le insulta…

Celebro el que no haga falta volver a decir que la mujer necesita respeto, respeto a su persona, respeto a su palabra, respeto a su elección, respeto a su coraje, respeto a su posibilidad de dudar, respeto a su cuerpo, respeto a su valía, respeto a su sentido de la verdad, respeto.

 

 

Celebro el que no haya que volver a decir ¡ ya basta ! Creo que ya ha demostrado durante mucho, mucho tiempo, que debe ser tenida en cuenta por lo que es, por lo que dice, por cómo lo dice; porque debe ser así, porque no hay razón más clara, porque nada justifica lo contrario, porque no hace falta decirlo más.

El día de la mujer debe ser la celebración de algo ya conseguido, de una lucha sin sentido, que fue, que no se entiende porqué ocurrió pero fue. Porque esta situación debe acabar, ya no nos debe hacer falta reivindicar la necesidad de demostrar que la mujer puede, que la mujer es.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook