¿Qué son los Informes Periciales?

Un informe pericial debe entenderse siempre como una “prueba documental” a nivel jurídico procesal o incluso como su propio nombre indica “pericial”.

Debe ser un documento elaborado por expertos en la materia, donde los profesionales en su caso deben argumentar suficiente y justificadamente las conclusiones y propuestas que formulan en cualquiera de sus múltiples actividades.

La legitimidad de la autoridad de un experto está basada en el hecho de que sus planteamientos se sustenten en criterios imparciales, teorías fundamentales, investigaciones contrastadas, instrumentos fiables y actuaciones efectivas.

inscirpcion

Desde el Centro Psicopedagógico Ikasbila se llevan a cabo valoraciones de este tipo en diversos niveles de análisis e incluso entornos de actuación.

Peritajes en derecho de familia

Siempre y todos ellos bajo tres principios fundamentales de la buena práctica en la elaboración de dichos informes:

  • Interés superior del menor, no sólo porque así debe ser según ordenamiento jurídico, sino porque las recomendaciones de los informes periciales sobre custodia afectan de manera trascendental al desarrollo personal del menor.
  • Partimos siempre, en la evaluación sobre la idoneidad de los progenitores para ejercer la guardia y custodia de los menores, del criterio de que ambos son igualmente competentes para su ejercicio. De hecho una de las labores del informe será confirmar esta idoneidad o en su caso comprobar y justificar adecuadamente y en términos positivos la prevalencia de uno de los progenitores sobre el otro.
  • Siempre que sea posible se incluirá una evaluación lo más completa posible incluyendo al grupo familiar en su conjunto, al entorno en su caso, priorizando la mayor recogida de información y el análisis de todos los posibles factores de influencia

Peritajes de derecho civil y/o laboral

  • Incapacidad Permanente Parcial: la capacidad laboral del trabajador o su rendimiento normal para su profesión habitual se ve afectado por una disminución de al menos el 33%. Esta disminución no impide la realización de las tareas fundamentales de la misma.
  • Incapacidad Permanente Total: cuando la patología que presenta el trabajador  impide la realización de todas las tareas o las tareas fundamentales de su profesión habitual pero el trabajador puede dedicarse a otra profesión distinta.
  • Incapacidad Permanente Total Cualificada: se cumplen las mismas características de la Incapacidad Permanente Total, la patología que presenta el trabajador impide la realización de todas las tareas o las tareas fundamentales de su profesión habitual  y el trabajador podría dedicarse a otra profesión distinta, pero el tiene grandes dificultades para acceder a un nuevo empleo por unas determinadas razones (cuestión de edad, de nivel formativo y de especificidad de la comarca en la que trabaja).
  • Incapacidad Permanente Absoluta: es aquella  que se otorga cuando la patología que presenta el trabajador le impide el ejercicio de cualquier profesión u oficio.
  • Gran Invalidez: se otorga cuando el trabajador además de no poder desarrollar ninguna profesión, necesita de una tercera persona para realizar los actos más elementales de la vida diaria.
  • La Capacidad cognoscitiva hace referencia a la capacidad de comprensión, es decir, la capacidad que tiene la persona para entender lo que hace.
  • La Capacidad volitiva hace referencia a la capacidad de la persona a obrar o actuar en función de su comprensión, es decir, su capacidad para controlar sus actos.

Existen diferentes trastornos psicológicos que pueden afectar tanto la Capacidad cognoscitiva como la  capacidad volitiva.

El perito psicólogo estudia estas dos capacidades en la persona para así reflejar en el Informe Pericial Psicológico si se han visto afectadas o anuladas en relación a la comisión del acto por el que se juzga a la persona y puede ayudar a determinar si la persona es imputable, semi-imputable o inimputable

Cabe diferenciarlo de otros fenómenos como estrés laboral o el síndrome burnout.

En el mobbing laboral hay un acosador o acosadores (el empleador, empleadores y/o compañeros de trabajo) cuyas figuras son claras. Sus intenciones también lo son. La víctima (el empleado) es sometido a una constante violencia psicológica por parte de los acosadores. Estos actos de violencia psicológica suelen ser continuados en el tiempo y prolongarse durante meses o incluso años. Son actos ejercidos de modo consciente, de forma repetitiva y premeditada.

En muchas ocasiones es difícil demostrarlo y, por desgracia, hay pocos voluntarios en nuestro entorno laboral que se ofrezcan como testigos. Incluso puede suceder que la propia víctima desconozca que lo que le está pasando no es normal y que no es una parte del trabajo que hay que asumir como inevitable. Muchas veces, las pruebas más palpables del calvario por el que está pasando una víctima de mobbing laboral son su progresivo deterioro psicológico y físico.

Peritajes en menores

 

Desde este punto de vista, los informes periciales psicológicos constituyen el medio para la valoración de un elemento de prueba, convirtiendo al psicólogo en un auxiliar, en materia psicológica, del juez. Así, el perito se ha ido introduciendo progresivamente en la Administración de Justicia, para ofrecer asesoramiento en las materias concernientes a la ciencia psicológica. De este modo, en el informe pericial, se valoran las circunstancias psicológicas de interés para el proceso judicial, sin que el perito en ningún momento deba “entrometerse” en el ejercicio de las funciones propias del juez, ni sugiera tener ni aporte clase alguna de conocimiento jurídico, ya que así se desviaría del auténtico significado del informe pericial psicológico realizado.