¿Qué es la psicología?

La psicología clínica es una disciplina sanitariaEl Centro Psicopedagógico Ikasbila centra su actuación psicológica en la persona, en la forma de sentir y de actuar.

Desde la perspectiva humanista se valora la escucha, el acercamiento hacia la persona que necesita comunicarse y el sentimiento de comprensión.
Las terapias cognitivo-conductuales son orientaciones de la terapia cognitiva enfocadas en la vinculación del pensamiento y la conducta, y que recogen las aportaciones de distintas corrientes dentro de la psicología científica.

En ella se combinan técnicas de reestructuración cognitiva, de entrenamiento en relajación y otras estrategias de afrontamiento y de exposición.

El Equipo de Ikasbila parte de la tesis de que la terapia cognitivo-conductual trata de resolver los problemas y el sufrimiento psicológico, basándose en la relación entre sentimientos, pensamientos y conductas.

Somos conscientes de que la mayoría de los problemas psicológicos, están provocados por una serie de pensamientos negativos, que aparecen de forma automática en nuestra mente. La terapia nos enseña a identificar este tipo de pensamientos negativos, y a cambiarlos por otros pensamientos racionales, que se ajusten a la realidad. De esta forma, modificar también, los esquemas de funcionamiento mental disfuncionales, mejorando nuestro estado de ánimo y proporcionándonos estrategias adecuadas, para afrontar el futuro, de una forma realista y adaptativa.

La terapia cognitivo-conductual es el tratamiento psicológico, que hoy en día, está provocando los mejores resultados en la intervención de problemas psicológicos e incluso trastornos.

El Centro psicopedagógico Ikasbila entiende que si modificamos cualquiera de los tres factores: pensamiento, emoción y conducta, se provocará alguna modificación en los otros dos.

El pensamiento es el determinante más importante. La causa de nuestras emociones no son los hechos que ocurren; sino la interpretación que hacemos de esa situación.

Son por tanto, nuestras percepciones y evaluaciones, las que influyen directamente en nuestra respuesta emocional. Así construimos nuestro propio mundo, con nuestras creencias, que determinarán en definitiva, nuestras emociones y por consiguiente, nuestras conductas.